martes, 5 de agosto de 2008

Historia NBA ( I )...

Lo primero, comentar que el blog Basket Si, Gracias cuenta con un miembro nuevo, que vuelve despues de haber dejado el blog ball0n-ball por otras circunstacias.

Quiero iniciar hoy y aprovechando que las noticias importantes son escasas, una especie de saga historica alrededor de la liga. Para empezar, el tema elegido seran los hombres que vieron sus carreras frustradas por culpa de las lesiones y durante unos cuantos dias, iremos rellenande el blog con cositas sobre esos hombres. Empezamos con la carrera de dos jugadores a los que las lesiones amargaron y quitaron el talento como si fuera magia: Sam Bowie y Jonathan Bender.

Sam Bowie

Ser elegido en tu Draft por delante de uno de los mejores de la historia, no es buen aval para empezar a ser jugador. Si a eso le unimos que el único que es capaz de estar por encima de ti es Hakeem Olajuwon, seguimos peor. Ese blanquito espigado llamado Samuel Paul Bowie, vio marcada su carrera desde el principio hasta el amargo final de su carrera.

Muchos se felicitaban en Portland al haber elegido a ese pívot blanco con pinta de europeo y que venían de la Universidad de Kentucky con muchas expectativas. La primera de ellas, el Draft, la acababa de cumplir.

La primera temporada de Bowey fue la típica de un rookie secundario, de un numero 20 del Draft, pero no lo que en esperaban en Oregon de la elección numero 2. Como digo, la temporada del bueno de Sam, no era mala y 62 de 76 partidos de titular con 29 minutos en pista lo confirmaban. Sus números eran de 10-9-3 y otros 3 tapones. Era un pívot interesante hasta el momento y que en un par de años debería ser el centro de la franquicia del Oeste.

Pero la segunda temporada, a pesar de la mejora en sus números (2 puntos más) Bowie tan solo pudo jugar 38 partidos. Las lesiones que tanto le habían amargado en la Universidad pero que no le habían “prohibido” jugar, salían a la luz en la NBA. En las dos temporadas siguientes, Bowie confirmo lo anterior al solo poder jugar 25 partidos en dos años, eso si, sus números no bajaron escandalosamente)
Con su traspaso a New Jersey, Bowie veía como le daban otra segunda oportunidad y después de tres buenas temporadas (15-10, 13-8, 15-8) vio como en su cuarta temporada en los Nets, su fantasma aparecía de nuevo pero solo ligeramente, haciendo bajar sus números.

En NJN se cansaron de Bowie y lo mandaron a Lakers. Con los angelinos pudo haber sido el sucesor de otros tantos hombres grandes de Lakers (Chamberlain, Kareem…) pero en su primera temporada ya fallo: 25 partidos. En su ultima temporada en la liga, Bowie jugo hasta 67 partidos pero con una participación escasa de 18 minutos.

Las lesiones, las expectativas demasiado altas y el precio de haber sido el queso y la lechuga de un sándwich echo con pan Olajuwon y Jordan, peso demasiado en un Bowie que tampoco tuvo suerte con las muletas, y las vio demasiadas veces.

Jonathan Bender

Si una lesión suele amargar a los jugadores de baloncesto esa es cualquiera que tenga que ver con las rodillas.

Toronto iniciaba su aventura NBA y elegía en la posición numero 5 del Draft. Cuatro jóvenes habían sido elegidos ya: Elton Brand, Steve Francis, Baron Davis y Lamar Odom. Era el turno de los canadienses y el elegido era: el largísimo Jonathan Rene Bender.

Al ser elegido en el numero 5, Bender (cuyo apellido al traducirlo significa “pedo, de estar borracho”) fue el primer jugador que había pasado directamente desde el High School, eso si, con unos números impresionante de 23 puntos, 15 rebotes, 4 asistencias y 5 tapones por partido para Picayune Memorial. La impresión que había dado Bender a ojeadores y demás familia, era la de un jugador de 2’13 que jugaba al poste (a pesar de pesar tan solo 100 kilos escasos) y que tenía un tiro bastante aceptable desde 4, 5 o 7 metros.
Esa misma noche del Draft, se fue directo a Indiana (casualidades de la vida, ahora Toronto e Indiana traspasan “estrellitas”) en un intercambio que llevo a Antonio Davis a la ciudad mas fría de toda la NBA. Su primera temporada no fue fácil y en solo 24 partidos (las lesiones de rodilla aparecían por primera vez) Bender solo llego a 2’7 puntos y 0’9 rebotes, en una pobre temporada marcada por sus problemas físicos. En la segunda campaña, ya pudo jugar 59 encuentros con poco protagonismo. Sus números esta vez eran de 3’3 puntos y 1’3 rebotes (¿a alguien le recuerdan a Sergio estos números?)

Lo peor parecía haber pasado y la tercera temporada en los Pacers, mostró al verdadero Bender. El flaco ala-pívot consiguió jugar 78 partidos (17 de titular) con una estadísticas de 7’4 puntos y 3’1 rebotes. Pero todo se quedo ahí. Las dos siguientes temporadas volvieron a ser aciagas para el 24 de Indiana y solo jugo entre ambas campañas 67 partidos. Las dos últimas temporadas en activo de Bender solo sirvieron para mostrar como se echa a perder una carrera NBA. 9 partidos más duro la actividad de un Bender que tenia que retirarse obligado por las lesiones.

Especial lastima sentí el día en el que escuche que Jonathan no volvería a jugar al baloncesto. No se si seria que era uno de mis fijos en el NBA Live 2000 pero veía a Bender un buen jugador, con buen tiro y a pesar de pesar (valga la redundancia) bastante poco para su altura, tenia todas las condiciones para triunfar, o al menos ser un tercero en algún equipo, pero las lesiones pudieron con él. Descanse en paz…el talento de Jonathan Bender.

6 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Grandes jugadores los dos, lástima de la mala suerte con las lesiones que tantas prometedoras carreras han cortado.
Tengo que admitir que Bowie nunca fue santo de mi devoción, pero admito que era un buen pivot que cuando las lesiones le dejaban pudo jugar a un buen nivel, yo lo veía a un nivel parecido a por ejemplo, Rony Seikaly o Joe Barry Carroll, pero es cierto que si las lesiones le hubieran dejado en paz, probablemente hubiera tenido una carrera superior a ellos.

jr dijo...

Creo que Sam Bowie, además de las lesiones, estuvo marcado por el estigma de ser elegido por delante de MJ. En los Nets lo hizo muy bien, aún lo recuerdo, pero una lesión siempre llama a otra... Por cierto, ¿no es mulatito blancuzco como jason Kidd?

BigBen dijo...

ahora que lo dices jr, si es verdad que tiene algo de parecido a kidd, por lo menos el color.

entre lesiones y que no le dejaban estar en un equipo mas de 5 años, creo que tambien le marcaron al bueno de sam

Bias dijo...

A mí Kidd me parece bastante más blanco ke Bowie xD.

Bender nunca mereció ser un 5 del draft, con o sin lesiones no tenía pinta de ke fuera tampoco a cumplir nunca las espectativas...

dennis_mora91 dijo...

De Bowie no recuerdo nada, pero de Bender si que vi algo, lo poco que jugo en la NBA lo hizo en los PAcers, y la verdad es que apuntaba, pero para nada fue un jugador como para ser nº 5 del draft.

Gonzalo Campos dijo...

Yo tambien me cogía a Bender pero como tercer pivot en el 2005 ;)

Has cumplido Big. Gracias