martes, 6 de noviembre de 2012

Jason Thompson juega su partido 300 con los Kings

Lejos queda aquel 26 de junio de 2008 en el que Sacramento Kings eligió con el pick 12 a un chaval senior de la Universidad de Rider. Venía de promediar 20'4 puntos y 12'1 rebotes en su último año universitario pero ni siquiera estaba invitado a la Green Room.

Quizás la modestia del college elegido por Jason Thompson hizo que pasara más desapercibido de lo que, por números, hubiera sido. Aun así, y cuatro años y medio después de aquella noche, la carrera de JT es más sólida que nunca.

Este mismo verano, Thompson renovó con los Kings por 30 millones de dólares para las próximas 5 temporadas, una suma ganada a pulso año tras año y a pesar de la competencia. Ya en su año rookie, JT fue el segundo máximo reboteador del equipo, sólo por detrás de Brad Miller que abandonaría la franquicia a mitad de temporada. 

Tras su primera temporada, donde promedió 11'1 puntos y 7'4 rebotes, JT se consolidó como ala-pívot titular del equipo, formando pareja junto a Spencer Hawes, el entonces ilusionante dúo interior de los Kings. Pero tras su mejor año, la gerencia de la franquicia californiana decidió mover ficha.

Traspasaba a Hawes para traer a un veterano como Samuel Dalembert, pero lejos de verse desanimado ante la escasez de minutos -8 menos que en su año sophomore- Thompson creció para ser el mejor jugador posible desde el banquillo. Incluso, con la llegada de los rookies DeMarcus Cousins y Hassan Whiteside, lesionado todo el curso.

La competencia le hizo fuerte y JT se sobrepuso a la adversidad a base de trabajo. Aun así, los Kings decidieron reforzar su pintura con el fichaje de Chuck Hayes, más las puntuales aportaciones de Donté Greene -su gran amigo en la plantilla- y Travis Outlaw. La lesión de Hayes le lanzó a la titularidad y se consolidó como un gran defensor interior junto a Cousins.

En estos tres centenares en la NBA, Thompson promedia 10'4 puntos, 7'2 rebotes, 1'3 asistencias, 0'5 robos y 0'8 tapones, habiendo sido titular en 204 partidos.

4 comentarios:

Fernando dijo...

300 partidos ya!! qué rapido han pasado. Pues sí, JT se está confirmando como el buen jugador que todos auguraban. No es megacrack, y me atrevería a decir que tampoco segunda línea de la liga, pero por talento y curro, ya le querrían para sí muchos equipos. A mí me dio mucha pena el año pasado cuando dijeron que no le renovarían, igual que a Greene. Entonces se puso el mono de trabajo y terminó jugando el último tercio de la liga a un nivel impresionante. Este año ha empezado defendiendo el aro como una fiera. En general, los Kings me están sorprendiendo por la defensa, quién los vio el año pasado y quien los ve este... Smart está haciendo un gran trabajo, y JT es una de las claves ahí atrás. Ahora bien, si en ataque dieran algunos pases... ya sería la bomba, pero bueno. De momento el ataque produce risa. Vivimos de la inspiración de Thornton, Thomas, Brooks y del talento de Cousins. El resto missing (Evans me desespera a intervalos, y lo de Outlaw lo considero ofensivo ya, menudo pedazo de carne...).

PD: Por cierto, qué te está pareciendo T-Rob? Pocos minutos pero bien no? Rindiendo como puede. Se le nota a gusto jugando rápido a la contra, aunque en estático está bastante verde. A ver cómo evoluciona, le deberían dar 15-20 minutos por partido, ahora juega poquísimo...

BigBen dijo...

@Fernando

Yo siempre he pensado que en un equipo de playoff sería un gran tercer-cuarto interior para dar 15' por noche muy buenos. Intensidad, defensa, rebote y en ataque no hace ruido pero siempre aporta.

Creo que es muy importante ese dato que aportas. Se vio sin un contrato asegurado y empezó -aunque llevaba un par de meses bien- a dar un nivel superior. Muy buenos últimos 2-3 meses.

Bueno, esperaba algo más si te soy sincero. Los números (5-2'8 en 15') quizás engañan porque en ataque está muy perdido. Además, el buen estado de Hayes creo que no ayuda para que él desarrolle todo su juego, pero que siga progresando.

saludos!

Fernando dijo...

hostia, flipante lo de Hayes. Seguro que tiene que ser top 5 en pívots pasadores en la NBA. Enorme el tío ahí, y tb. atrás. Lo comentamos en pretemporada, que debía mejorar, tu dijiste que estaba en mejor forma y yo decía que tenía que mejorar su desplazamiento lateral. Las dos cosas está fenómeno, llega a las ayudas e intimida, a pesar de su altura. Me encanta su IQ, qué pena que lo que se inventa su cabeza, su físico no pueda realizarlo... pienso en otros jugadores mucho mejor dotados físicamente y me da pena de verdad. Por ejemplo el propio Tyreke. Si le pusieran el cerebro de Hayes sería la bomba...

Panzas dijo...

Primer gran cagadón de T-Rob...

Se que me puedo precipitar, pero lo veo como otro ligero fiasco de draft, estilo Jimmer... Ojalá me equivoque, pero con el equipo que hay, no creo que vaya a disponer de los minutos necesarios para deslumbrar.

Un saludo.

GO KINGS