domingo, 28 de noviembre de 2010

Doble derrota festiva para Michigan

Michigan Wolverines no pudo ganar ninguno de los dos partidos que ha disputado este fin de semana.

La madrugada del viernes al sábado, los de John Beilein visitaban a Syracuse Orange en su cancha, una de las peores para jugar como visitante. Aún así, Michigan tuvo opciones reales de victorias hasta los últimos instantes, después de haberse ido al descanso con dos puntos de ventaja.

La nota curiosa la puso el ex NBA, Tim Hardaway, que estuvo viendo a su hijo en la primera derrota de los Wolverines en lo que va de año. Hardaway Jr. (8 puntos, 4 rebotes) no tuvo su día y firmó un horrible 3/12 en tiros de campo, con 1/8 en triples. El mejor volvió a ser Jordan Morgan (11 puntos, 8 rebotes), que se apoyó en Stu Douglass (11 puntos, 3 triples) ante el discreto partido de su socio habitual, Darius Morris (6 puntos, 6 asistencias).

En el segundo partido del fin de semana, ante UTEP, Michigan volvió a caer derrotado, esta vez por 9 puntos a pesar del empate a 29 que se registraba al descanso.

La culpa de la derrota tuvo nombre y apellido, en especial el de Randy Culpepper (24 puntos, 10/16 TC), lideró a su equipo en la victoria. A pesar de ello, Michigan no tuvo su día. Para muestra el 5/29 en triples.

Si en el primer partido del fin de semana, fue Jordan Morgan (6 puntos, 5 rebotes) quien echó de menos a Darius Morris (20 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias), esta vez fue al revés. Morris, se consolida como máximo anotador del equipo, con 14 puntos por partido. Junto a él, el más destacado fue Zach Novak (10 puntos, 5 rebotes).

El próximo partido lo disputarán la madrugada del martes al miércoles contra Clemson. La última vez que se enfrentaron fue en marzo de 2009, con victoria para Michigan (62-59), en un gran partido de Manny Harris (23 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias).

2 comentarios:

Ivan Varela dijo...

No he visto a Hardaway Jr. de momento, ¿Crees que tiene madera?

Saludos desde Aerolineas NBA

BigBen dijo...

@Ivan Varela

Viniendo de quien viene, genética tiene para ser un jugador al menos interesante, pero aún hay que mejorar bastante.

Desde luego, no parece que vaya a ser como su padre. "Lógico" por otra parte.

saludos!