martes, 11 de septiembre de 2012

Ralph Sampson, un rey en el Hall Of Fame

Hace varios días, un nuevo grupo de jugadores entraba en el prestigioso Hall of Fame. Un lugar en el que cada unos pocos nombres dan el paso de poder entrar tras, generalmente, una gran carrera a sus espaldas. En esta ocasión, nombres como Mel Daniels, Don Nelson o Reggie Miller comenzaban a formar parte de la historia del baloncesto.

Pero junto a estos tres hombres, para un total de siete además del protagonista de esta historia, entraba a formar parte de esta generación Ralph Sampson. Pívot larguísimo con ocho años de experiencia en la NBA a sus espaldas, 4 veces All-Star, MVP incluído, rookie del año...y un sinfín de premios universitarios tras sus cuatro años en la Universidad de Virginia.

La mayoría de los aficionados a la NBA recordará a Sampson con la camiseta de Houston Rockets junto a Hakeem Olajuwon pero pocos recordarán su paso por Sacramento Kings. Lógico y esperado. De los 456 partidos que Sampson disputó en la NBA, sólo 51 fueron con la camiseta morada de los californianos, 11 veces como titular.

A poco más de un mes para que comenzara la temporada 89-90, Golden State Warriors traspasa a Sampson, tras una media temporada buena (15'4 puntos y 10 rebotes de media) y un año bastante flojo por problemas físicos, a los Kings. A cambio, reciben a Jim Petersen, un ala-pívot de raza blanca, número 51 del draft de 1984 y que había coincidido con Sampson en la franquicia texana.

Petersen había completado un año entero en los Kings, promediando 10'2 puntos y 6'3 rebotes, siendo titular en buena parte de ellos. Sacramento se aferraba a tiempos pasados de Sampson en un equipo que contaba con jugadores como Wayman Tisdale, Danny Ainge,  Rodney McCray o el recién elegido número 1 del draft, Pervis Ellison.

Pero lejos de volver a ser competitivo, las dolores en sus rodillas -operadas tres veces- iban cada vez más, hasta el punto de limitar su capacidad de saltar o simplemente correr. Sampson pasó dos temporada muy duras en Sacramento, donde el equipo sólo pudo ganar 48 partidos en el tiempo que el gigante pasó en la capital californiana. Promedió 4'2 puntos y 3'2 rebotes en su primer año, y 3 puntos y 4'4 rebotes en el segundo. Cifras muy lejanas a los cuatro años en los que superó la decena en puntos y rebotes.

Antes de que comenzara la temporada 91-92, los Kings cortaron a Sampson. Se iba el gigante, camino de Washington Bullets, con menos de 800 minutos jugados en dos años.

2 comentarios:

Anabelle Bailey dijo...

Wow... Definitivamente este puede ser el mejor de los recuerdos y de los grandes y aunque hay en este recuento historias tristes y dolorosas nunca dejaran de ser los heroes del balon. Mis respetos para todos.

drazgon dijo...

Eo, Sampson nunca fue campeón de la NBA.
Por lo demás, realmente una lástima ya que era un máquina. Inolvidable su tiro Bambú ante los Lakers.