lunes, 13 de febrero de 2012

DeMarcus Cousins y su aportación defensiva

Vago, egocéntrico, con una mala cabeza y niñato son cuatro adjetivos que han ido relacionados a la figura de DeMarcus Cousins desde antes incluso de su llegada a la NBA.

Tras un año correcto, el center ha dado un paso adelante -en especial desde la llegada de Keith Smart- en ataque, pero sobre todo, en defensa. Tras el partido de la madrugada del viernes al sábado frente a Oklahoma City Thunder, Cousins se puso líder en la clasificación de faltas en ataque forzadas de toda la liga, con 23 en 24 partidos.

Para ilustrar el dato, basta con dos ejemplos de ese mismo partidos. Los Thunder cogen el rebote y Russell Westbrook inicia el contraataque. Allí, en medio de la pintura se planta Cousins y el guard choca directamente contra él haciendo falta en ataque. Error de lectura de juego de Westbrook pero muy buena intuición y colocación del sophomore.

"Es el mejor en la NBA ahora mismo forzando faltas en ataque", dijo el coach Smart. "Es una virtud única para un hombre grande que sea capaz de salir y forzas faltas en ataque. Es uno de esos tipos que sabe como hacerlo".

Cousins, que no es un gran defensor, ha mejorado su faceta intimidadora en esta temporada. Ha mejorado en tapones (de 0'8 a 1'3) y en rebotes defensivos (de 6'0 a 7'0), pero sobre todo en actitud, siendo más maduro que el curso anterior.

3 comentarios:

Andross dijo...

Y pensar que estuvo apartado del equipo y casi traspasado.Parece que ha levantado cabeza y si sigue en esta progresión puede convertirse en un center importante.Un saludo desde http://lacanastaamericana.blogspot.com

BigBen dijo...

@Andross

De hecho aquel punto de inflexión fue clave. Está mucho más centrado esta temporada, sin hacer cosas raras -aunque a veces se le olvide jugar bien- pero yendo poco a poco a más, y sobre todo, siendo regular.

saludos!

Fernando dijo...

Cousins ha mejorado mucho su selección de tiro y ha comprendido que hace daño jugando cerca del aro, no recibiendo a 5 metros para intentar botar la bola y entrar como el año pasado, con unos resultados realmente malos. Creo que ha asumido que debe potenciar sus cualidades, no sus defectos. Le veo más acoplado al equipo y a la liga, con mayor conocimiento del juego y mejor química con sus compañeros que el año pasado. Me parece incluso mejor jugador de equipo que como talento individual. Hace muchas cosas por el equipo, y creo que ya no queda ninguna duda de que se ha convertido en el jugador franquicia por delante de Tyreke. Cada día tira peor, con menos confianza, etc. Con lo bueno que parecía hace dos años...