miércoles, 2 de noviembre de 2011

Historia King: La primera final de conferencia

Únicamente en dos ocasiones los Kings han logrado llegar a una final de conferencia: temporada 2001-2002, el año de las 61 victorias, el año de Rick Adelman poniendo a Sacramento como mejor equipo de la NBA. Pero aunque pocos los recuerden, los Kings ya lo habían logrado anteriormente: temporada '80-'81.

Antes de llegar a la temporada protagonista hay que retroceder en el tiempo. Verano de 1978, los Kings -por entonces en Kansas City- firman a Cotton Fitzsimmons, un entrenador que únicamente había dirigido seis partidos de playoffs en ocho años, en busca de volver a un balance positivo tras varias temporadas en negativo.

Tras firmar a Fitzsimmons, los Kings se apresuran a apuntalar el banquillo con dos agentes libres: Marlon Redmond y al base rookie Billy McKinney. Dos refuerzos que se unían a un quinteto formado por el veterano center Sam Lacey, Bill Robinzine, Scott Wedman, y dos hombres llamados a ser estrellas en un futuro reciente: Otis Birdsong y Phil Ford, recién elegido número 2 del draft.

Los Kings firmaron un record de 48-34, el mejor registro de los anteriores 14 años, pero caen en semifinales ante Phoenix Suns por 4-1. Los cimientos ya están puestos.

Temporada '79-'80. Al igual que en el curso anterior, los Kings añaden como agentes libres a dos suplentes de caché: Mike Green y Ernie Grundfeld. Por si fuera poco, el quinteto se mantiene y tanto Birdsong como Ford confirman el talento que llevan dentro. Además, añaden al roster a Reggie King, un forward que venía de firmar 18'4 puntos y 10'8 rebotes en su periplo universitario en Alabama y que iba a ser de gran utilidad para dar minutos de calidad a un cansado Sam Lacey.

Con una derrota más que en el curso anterior, los Kings volvían a verse las caras en primer ronda con su verdugo del año anterior: Phoenix Suns. El destino se repetía, dejando a los Kings en la cuneta por 2-1.

Temporada '80-'81. La cuesta abajo parecía haber comenzado sólo dos años después de su comienzo. Fitzsimmons seguía contando con la confianza de la franquicia, pero el equipo no funcionaba. Costaba creer que este mismo conjunto hubiera mostrado tanto optimismo un par de años atrás y que ahora sólo era capaz de ganar 40 partidos.

Meses antes, los Kings habían traspasdao a Robinzine, clave en estos dos años, a cambio de Joe Meriweather y la primera ronda del draft del próximo año. Además, habían firmado a varios agentes libres de relleno como John Lambert y Lloyd Walton, junto al veteranísimo Jo Jo White.

A pesar de la mala liga regular, los Kings se plantaron sin complejos en playoff. En primera ronda se cargaron a Portland Trail Blazers por 2-1, con ambas victorias en territorio rival. En semifinales esperaba el gran rival: los Suns, y a la tercera llegó la vencida. Los Kings se colocaron 1-3 tras el cuarto partido, perdiendo el quinto y el sexto. Pero a pesar de esas dos derrotas, los Kings se rehicieron y vencieron el séptimo.

En finales de conferencia esperaban los Houston Rockets, que con el mismo record que Kansas City se repartirían un lugar en la historia, el de ser el primer equipo con balance negativo en entrar en una final NBA. Pero los Kings no fueron el equipo que había eliminado a Phoenix. Fueron a Texas con 1-1 como balance, pero los Rockets no dieron opción y sentenciaron en el quinto. Ahí terminaron las ilusiones de un equipo histórico, que al año siguiente se quedó fuera de los playoffs y que se desgranó para no volverse a reunir.

Ese verano, la franquicia liquidó al equipo. Traspasó a Birdsong y a Wedman, los dos líderes anotadores de estos tres años, al veterano Sam Lacey, a Phil Ford, y confió en Cliff Robinson, Mike Woodson y Larry Drew. Desastroso.

Por si fuera poco, el tejado del Kemper Arena sufrió graves daños tras una tormenta invernal, y la franquicia fue vendida a un precio pírrico de 11 millones de dólares. Esto supuso la vuelta de Joe Axelson como general manager, el hombre que se desprendió de Óscar Robertson, Norm Van Lier, Nate Archibald y Jerry Lucas. Un desastre más para la franquicia

Pasarían 21 años hasta que la franquicia lograse volver a unas finales de conferencia, un equipo con el que comparte el tope histórico de los Kings amén del título logrado en Rochester.

4 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Grandes playoffs aquellos del 81, que yo recuerdo de forma especial por estar Moses Malone en aquellos sorprendentes Houston Rockets.

Jamás ha vuelto a pasar que dos equipos que se meten por los pelos en los playoffs sean los dos que lleguan a la final de conferencia... Aplastando por el camino a varios equipos teóricamente superiores como Lakers, Spurs o Suns.

Saludos.

Mo Sweat dijo...

Que mal quedó ese lleguan... Debería haber puesto llegan.

BigBen dijo...

@Mo Sweat

Un playoff histórico en todos los sentidos.

Ahora mismo nos parece imposible que pase algo así. Ya flipábamos el año pasado con lo que estaba haciendo Memphis...

saludos!

@jose13bis dijo...

¿quién ganó esas Finales?

:P

Me encantan los 80 ( y si es del 80-85 más)