martes, 22 de febrero de 2011

Los traspasos se olvidan de Sacramento

Por primera vez en tres años parece que Sacramento Kings pasará unos días tranquilos en torno al trade deadline. En 2008 fue Mike Bibby quien tuvo que hacer las maletas rumbo a Atlanta. Hace dos años, Brad Miller y John Salmons marcharon camino de Chicago, y el año pasado, Kevin Martin preparó su equipaje para irse a Houston.

Pero esta temporada parece diferente pese a las opciones y necesidades que el equipo tiene. Cuando Samuel Dalembert llegó en el pasado verano, parecía muy clara su salida en febrero o antes, pero ningún rumor suena y tampoco se espera ni el buy out, ni su traspaso inminente. Algo similar ocurre con Carl Landry, quien llegara desde Houston hace un año. Su bajo salario y que esté en último año de contrato, colocaban al forward en el mercado.

Hace unos días, el General Manager, Geoff Petrie, comentaba que no se iba a realizar ningún movimiento que pudiera hipotecar el futuro a medio y corto plazo del equipo. Además, señalaba que los objetivos iban destinados a tapar huecos, tales como un base y un tirador.

Aun así, las prisas no parecen estar cerca de Sacramento. El posible traslado de la franquicia centra todas las preocupaciones en la ciudad, y el hecho de tener 15 millones de dólares disponibles para gastar, no parece motivar demasiado a la hora de salir al mercado.

Quedan 50 horas para que dejemos de hablar de rumores y no parece que a nadie en Sactown le preocupe demasiado no traspasar a ninguno de sus jugadores.

4 comentarios:

J-Bo dijo...

Bueno, tampoco hay una gran necesidad de hacer un traspaso.

Almanzor dijo...

Para lo que hay disponible me parece que tampoco es cuestión de arriesgarse.

BigBen dijo...

@J-Bo

Lo que sorprende es que nadie quiera venir a por Landry o Dalembert más que otra cosa.

@Almanzor

Eso también es verdad. Además, después de traspasos tipo el de Carmelo, la gente tiende a volverse loca y eso no es bueno.

saludos!

puertatras dijo...

Si no llega nada para mejorar la plantilla, pues mejor así que estar dando tumbos. Aunque creo que un base no vendría mal.

Saludos desde Puertatrás