miércoles, 14 de octubre de 2009

Stokes & Twyman, Una Relación De Película ( II )...

...Cuando Stokes fue ingresado en el Hospital de Cincinnati, nadie pensó en los médicos o en el dinero. En ese momento, lo más importante era la vida de aquel joven de 24 años. El diagnóstico primero de los médicos fue encefalitis, una enfermedad que afecta al sistema motriz y al cerebro, y que se debe a una inflamación del encefalo. En la mayoría de los pacientes, produce secuelas como, deterioro mental, cambios en la personalidad y alteración de los movimientos. Suele aparecer varios días o incluso semanas despues de que se haya producido el daño, tal y como le ocurrió a Stokes.

Pero la cruda realidad, hizo que el dinero se hiciera mucho más importante de lo que la familia de Stokes querría. Su familia no podía afrontar los gastos para la recuperación de su hijo y su única opción fue recurrir a un hombre: Jack Twyman. No podía decir que no.

Twyman se puso rápidamente manos a la obra: "Las cosas tenían que hacerse inmediatamente...nadie estaba allí para hacerlas...salvo yo". Twyman se hizo su representante legal y gestionó todo lo que pudo y más en la NBA para que Stokes recibiera la mayor financión para su enfermedad posible. No contento con esto, abrió una cuenta bancaria, donde instó a los aficionados a que dieran un donativo para Stokes. Además, organizó un partido benéfico, que después sería anual (y hoy es un torneo de golf), con el objetivo de ayudar a su compañero.

Twyman creó la Fundación Maurice Stokes y consiguió que grandes estrellas de la liga, jugaran en su All-Star de verano. Nombres como Kareem Abdur-Jabbar, Maravich o Chamberlain se dejaron ver para ayudar a Stokes. Pero aún con todo esto, Twyman no se separaba de Stokes. Cada día, el alero iba a ayudar a su compañero, y poco a poco, gracias a los ejercicios que Stokes realizaba, llegó a conseguir que su cuerpo respondiera mínimamente: parpadeando, escribiendo algunas letras...incluso acompañó a Twyman a algún acto en una silla de ruedas.

Lo peor había pasado de su enfermedad había pasado, pero su vida cada día era más corta...

El 6 de abril de 1970, Stokes murió víctima de un ataque al corazón cuando tan solo tenía 36 años. El cuerpo de Maurice Stokes fue llevado a Saint Francis donde descansa hoy en día.

Pero antes de que la historia de Stokes y Twyman se perdiera, el cine quiso rendirle un homenaje. El cineasta Daniel Mann, quiso recoger en forma de película la historia de Big-Mo; como allí llamaban a Stokes, allá por 1973. Berney Casey ejecutó el papel de Stokes, mientras que Bo Svenson, hizo de Jack Twyman.

Ademas, sirvió como ejemplo perfecto para demostrar que blancos y negros no tenía porqué odiarse. En una época difícil en Estados Unidos, ver como el amigo de raza blanca y el amigo de raza negra, viven y comparten dolores, significaba mucho más que amistad. Milton Gross, del New York Post, le recordó como "el hombre que reía cuando tenía que haber llorado".

Jack Twyman continuó su carrera deportiva, pero siempre fue recordado por su calidad humana. Desde 2004, Stokes y Twyman estan juntos en otra parte, el Hall Of Fame de la NBA.

*Primera Parte

11 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Muy grande la historia de Stokes y Twyman, como grandes han sido estos dos posts.

La vida en ocasiones es muy cruel, tal vez de no haber sido por esa fatal caida, cuando habláramos de los grandes cuatros de la historia de este deporte, Mo Stokes estaría en un sitio privilegiado en muchas de las listas.

Merecidísimo homenaje el que le dedicas. Y a Twyman también, por supuesto.

Saludos.

BigBen dijo...

@Mo Sweat

Es una historia muy emotiva, quizas nos pille demasiado lejos, y sobre todo, nos sea muy desconocida, pero tiene mucho que enseñar, sobre todo a aquella sociedad americana.

Quien sabe si ahora todo el mundo hablaria de Stokes como el gran dominador de aquella epoca, o seria un Hall of Famer respetado...

Saludos!

Pirrimarzon dijo...

Siento el retraso al comentar, Benja, pero estuve ausente el fin de semana y no conocía la existencia de la primera parte de la historia. Desconocía por completo la historia que detallas, y me alegra que la hayas destacado. En un mundo en el que el se habla más de dinero, mercado y sesiones fotográficas, casi resulta terapéutico retomar los verdaderos valores del deporte, de compañerismo, amistad y fortaleza moral. Gracias por elegir esta historia, y gracias por contarla tan deliciosamente.

Saludos

BigBen dijo...

@Pirrimarzon

Gracias Santi.
La verdad es que es una gran historia, aunque acabase mal para Stokes, desgraciadamente.
Aunque parezca mentira, estas cosas existen y todos deberiamos ser un poco mas Jack Twyman.

Saludos!

J-Bo dijo...

Que historia más bonita, no la conocía, enhorabuena por los 2 post.

costalgaraldals dijo...

Impresionante, sabemos que el deporte une, esto es un claro ejemplo de ello, ni razas, ni colores, la amistad no distingue nada, si es verdadera se demuestra.
Grandioso `post, me hace ver las cosas diferentes, dando importancia a esos"pequeños" detalles cotidianos, a los que no doy importancia.

dennis_mora91 dijo...

Historia conmovedora de verdad, la amistad no tiene limites y estos dos amigos lo demostraron.

BigBen dijo...

@J-Bo

Gracias. Una historia tan bonita como desconocida, es una pena que sea asi.

@Costal

El deporte esta por encima de todas esas cosas, ya lo demostraron estos dos Mitos.
Despues de leer historias como estas, es cierto que te das cuenta de que realmente hay que peocuparse solo por las cosas importantes.

@Dennis

Y todo ello en una epoca en la que las relacion raciales no eran demasiado buenas. Stokes y Twyman lo demostraron.

Saludos!

PD: Si alguien encuentra la pelicula que avise...

Héctor dijo...

Enhorabuena por los artículos, ha sido emocionante leer sobre esta historia :)

General Espartero dijo...

Sólo puedo felicitarte por este emotivo y grandísimo artículo.

Un saludo

BigBen dijo...

@Hector

Muchas gracias.
Me alegro de que os haya gustado.

@General

Gracias.
Estos dos grandes se lo merecian. Es una forma de poner otro granito de arena mas.

Saludos!